Your message has been sent, you will be contacted soon

Call Me Now!

Cerrar

Dispositivos médicos peligrosos o defectuosos como implantes, instrumentos quirúrgicos, prótesis y marcapasos, pueden causar lesiones graves e incluso la muerte.

Los dispositivos médicos pueden salvar vidas, pero si no funcionan correctamente debido a un diseño defectuoso, o si una parte del producto se contamina durante el proceso de fabricación, ya no cumplen con este objetivo. Un dispositivo médico defectuoso puede empeorar la condición que está destinado a tratar, y a veces empeorarla mucho.

Generalmente, se deben realizar cirugías para trasplantar dispositivos médicos en el paciente. Si un dispositivo no funciona correctamente o causa efectos laterales perjudiciales, no intencionales, es posible que el paciente deba someterse a una o más cirugías posteriores, llamadas “cirugías de revisión”, para quitar o tratar el problema implantado.

Los dispositivos médicos se evalúan exhaustivamente antes de ser presentados ante la Administración de Drogas y Alimentos de Estados Unidos (FDA por sus siglas en inglés), que aprueba todos los dispositivos médicos antes de que salgan a la venta en el mercado de los Estados Unidos, no obstante, los fabricantes son quienes tienen toda la responsabilidad de garantizar la seguridad del producto.

Cada año, millones de personas reciben implantes de dispositivos médicos, entre ellos prótesis de caderas y mallas transvaginales; lo hacen con la convicción de que estos productos les van a permitir llevar una vida mejor y más sana. Pero si estos productos tuviesen algún defecto, seguramente empeorarían la situación de la persona, dejándola en riesgo de sufrir diversas afecciones debilitantes. Este riesgo es especialmente elevado en aquellas personas que requieren tratamientos a largo plazo.

Cuando se descubre que un dispositivo médico es defectuoso, el fabricante tiene la responsabilidad de informar a la FDA y al público sobre esta falla y cualquier riesgo potencial que pueda surgir. Si el fabricante no informa debidamente al público y a la FDA, de manera oportuna, sobre el defecto, puede considerarse un acto de negligencia y se puede llegar a imputar a la empresa como responsable de los daños, enfermedades o muertes que se produzcan debido al dispositivo defectuoso.

Muchos de los problemas que surgen a causa de dispositivos médicos defectuosos solo se hacen visibles con el paso del tiempo. Si el dispositivo está implantado, significa que la persona puede sufrir varios síntomas importantes en el tiempo que pase hasta que se realice la cirugía de revisión. Aún en ese caso, la cirugía de revisión no siempre resuelve el problema, y a veces se requieren más cirugías.

Si usted o un ser querido, ha sido afectado por un dispositivo médico defectuoso, puede tener derechos legales valiosos. No dude en contactarnos completando el formulario que se encuentra a la derecha o llamándonos al 1-800-968-7529.

Si el dispositivo médico defectuoso no se encuentra en los enlaces de abajo, visite nuestra página de archivos de dispositivos médicos defectuosos para ver más artículos.

Para ver vídeos de dispositivos médicos defectuosos de nuestros abogados haga clic aquí.